Cómo vender utilizando historias emotivas que llegan al alma es otro artículo sobre cómo el problema que resuelven tus servicios de desarrollo personal. Como muchas páginas web se centran en venderte las características de su producto en lugar del problema, al final lo que muchas me hacen decir es: “Sería bueno tener o saber esto algún día, tal vez cuando tenga dinero lo compre”. Sin embargo, una página de ventas buena debería hacer que yo diga: “Joder, necesito esto ahora, si es necesario me endeudo pero lo necesito ya y no puedo esperar”.

Para hacer esto hay que hablar del problema. Véndeme el problema, no el curso, el libro, tus sesiones de coaching, tus asesorías o talleres… No me importa tu producto o servicio, me preocupa el problema que resuelve tu producto. De modo que véndeme el problema. Haz que el problema se sienta doloroso con solo leerlo. Vierte sal en la herida. Si lo haces bien, harás que la gente quiera resolver esos problemas AHORA MISMO, en lugar de “tal vez algún día”

Pero, ¿cómo puedes hablar del problema de una forma emotiva y efectiva que llega al alma?

Vamos a poner un ejemplo de un problema que lei hace poco en una página web:

“Las personas con sobrepeso les cuesta adelgazar y hacer dieta”

Aunque esto habla del problema de forma breve, no llega realmente al alma. No es muy emocional, no duele mucho al leerlo, por lo tanto debería desarrollarse más.

Por lo tanto una forma de vender el problema es con el Storytelling, Historias Que Venden.

Storytelling – Cómo vender utilizando historias emotivas que llegan al alma

Tienes que contar una historia emotiva sobre cómo una persona o un personaje inventado, con el que tu público objetivo puede identificarse, no puede adelgazar, comer bien y tener un buen físico.

  • Tienes que ser descriptivo y detallado sobre los sentimientos y frustraciones específicas que las personas sienten respecto al problema.
  • Que situaciones indeseables viven por culpa de este problema.
  • Recordarles cómo fracasan en sus intentos (las actividades incorrectas clave que intentaron)
  • Qué le sucedió cuando un día finalmente probó su solución (su curso)
  • Cómo sus frustraciones (describir las frustraciones y hacer que suenen / sentirse dolorosas) desaparecieron cuando logró su resultado
  • Qué tan feliz / aliviado se sintió. (Describa cómo su vida cambió para mejor con ejemplos relevantes, sus sentimientos nuevos y positivos asociados a ese cambio de vida,…)

Sólo después de eso, puedes hablar sobre tus productos o servicios y lo que incluye.

Me voy a inventar un historia de una chica con sobrepeso y voy a hablar en primera persona en lugar de tercera, para que parezca más personal:

“Hola soy Laura, me considero una chica muy simpática y desde desde que iba al colegio siempre he tenido sobrepeso. Ahora voy a empezar la universidad pero la verdad es que siento ma, con estrés y baja autoestima debido mi cuerpo. En el colegio a veces se metían conmigo… Me llamaban gorda de forma despectiva, entre otras cosas más hirientes.

 

A pesar de que me considero simpática, siempre me costó encontrar un novio. Mientras, a todas mis compañeras les era fácil conseguir pareja. Sentía envidia porque hasta aquellas compañeras de colegio que no eran tan agradables y simpáticas, se solían liar con los chicos más guapos de la clase.

 

Un día vi a una chica que no soportaba acercarse a hablar con mi el chico que me gustaba (llamémosle Raul), y sentí una llama por dentro. No soportaba la idea de que una chica tan falsa como ella pudiese arrebatarme a Raul. Para mi, Raul era el chico con el que fantaseaba. No pasaba ni un sólo día sin que penara en él. El sólo hecho de que me dijese “Hola Laura” al cruzarnos, me hacia feliz porque se había fijado en mi.

 

De modo que al ver a Raul con ella, me dolía, sentía miedo a que acabasen juntos, miedo a perder mi oportunidad, miedo a que el chico de mis sueños me rompieran el corazón.. No podía soportar la idea de ellos dos juntos, pero al mismo tiempo yo misma me daba cuenta que el se fijaba más en ella y sentía la química que los dos tenían y que él le sonreía a ella más que a mi.

 

Es cierto que ella era, a mi pesar, considerada la más guapa de la clase y tenía un cuerpo que ya me gustaría a mi tener. Me decía a mi misma: “Si tuviera ese cuerpo, podría conseguir su interés.” Me odiaba a mi misma por estar gorda. Al final los dos acabaron saliendo y yo lloraba en mi casa por las noches ante la impotencia… Me sentía destrozada, sentía que iba a estar sola toda la vida, que nunca sería lo suficientemente buena,…”

 

Pero no me di por vencida, en el fondo sabía que tenía que hacer algo para dejar de sentirme tan mal. Sabía que si adelgazaba mi autoestima y mi vida podría mejorar.

 

Y aunque había intentado muchas veces hacer dieta fracasando, tenía que haber alguna manera de conseguir mi objetivo. Es ahí donde después de mucho buscar en Google encontré una coach (tú) a la que contraté que me cambió la vida. Ella había pasado por lo mismo que yo y había logrado mi objetivo. Así que decidí llamarla y quedamos a tomar un café donde me contó sus secretos para adelgazar. Realizó un plan personalizado para cumplir mi objetivo y descubrí un mundo lleno de posibilidades… Era como si viese la luz al final del túnel… Y por eso ahora quiero ayudar a personas que pasaron mi situación. 

Te presento el curso “Los secretos de la vida sana” que consiste en…

¿Lo ves? Esto es un ejemplo de cómo vender utilizando historias emotivas que llegan al alma. Puede que parezca muy largo, pero te aseguro que cuando se hace bien funciona. Muchas personas van a empatizar con esta historía tan personal, a pesar de que me le he inventado, porque está diseñada para que sea emotiva.

No me limito simplemente a. contar los hechos de forma mecánica y lógica, como: “Estaba gorda, lo pasaba mal, di con una coach y mi vida cambió”

No me limito a decir solo eso porque aunque es una forma de resumir toda esa historia en una línea. Eso no llega al corazón. Y si al cliente no le llegas al corazón, va a ser más complicado ganarte su confianza y venderle algo. Evidentemente si tuviésemos una historía de nuestra propia experiencia que sea de verdad, funcionaría mejor. Eso es porque podríamos describir mejor como nos sentíamos.

Si tú antes de hablar de lo maravilloso que es tu producto. (libro, tus talleres, tus sesiones de coaching o mentoring, tus cursos online)… Si hablas del problema de esta forma tan emotiva, te ganarás la confianza de la gente. La gente sentirá que por fin han dado con alguien que les comprende de verdad. Alguien que ha solucionado sus frustraciones y desarrollado un servicio o producto para que ellos también puedan solucionarlo.

La confianza ya se la han ganado y por lo tanto los clientes ya estarán dandole mucho valor a cualquier cosa que les vayas a ofrecer, a pesar de que todavía no hayas dicho ni en qué consiste, ni cuanto cuesta. Evidentemente la venta puede caerse por un precio muy alto para el bolsillo de tus clientes. Pero rara vez será porque no confíen en ti, o porque crean que no tiene valor lo que les estás ofreciendo.

Así que ya sabes las claves para vender utilizando historias emotivas que llegan al alma

  • Habla del problema con el Storytelling.
  • Se emotivo, añádele sal a la herida.
  • Describe de forma muy visual situaciones frustrantes o dolorosas relacionadas con el problema.
  • Utiliza adjetivos que describan como se sentía el personaje protagonista de la historia.
  • Describe con todo lujo de detalles la situación sin miedo a que se haga larga. Una historia bien escrita capta la atención de la gente.
  • Si quieres represéntala en un vídeo, te pongo un ejemplo de Raimón Samsó.

Artículos relacionados